Septiembre 19, 2020

Familia, cuando me agotes ...

No, el mundo de niños no es todo color de rosa y nunca debemos olvidar que no están armados, a diferencia de los adultos, para analizar las situaciones que los afectan en retrospectiva. Una mala atmósfera en el hogar, conflictos explosivos o latentes que pesan sobre la atmósfera general son fuente de ansiedad para ellos. Entonces, incluso si es imposible preservarlos de todo, incluso si podemos pensar que las dificultades de la vida son formativas, no olvidemos que están en pleno desarrollo y que deben ser capaces de Para construir sobre bases sólidas, lo más sereno posible. La mejor solución, en caso de tensiones difíciles de resolver, es dialogar siempre con elniño, para escuchar lo que tiene que decirnos y consultar a un psiquiatra infantil con él ... Quién no resolverá nuestras preocupaciones con una varita mágica, sino que tendrá en cuenta el malestar delniño... un gran paso, ya, hacia su bienestar.



Luis Vargas - Lo Se (Septiembre 2020)